Pagos 2021: ¿Hacia dónde vamos?

La aceleración del 2020 demostró que el ecosistema estaba listo para atender a una demanda explosiva. El efectivo sigue ganando en la región, pero los cambios de hábitos, tanto de comercios como de consumidores, muestran una tendencia irreversible hacia la digitalización.

La industria de pagos digitales vive una aceleración sin precedentes. Cuando empezamos a idear la compañía hace ya varios años, en América Latina no solo el efectivo era el principal medio de pago por lejos sino que los cheques físicos representaban casi el 18% de las transacciones totales. De aquel tiempo a la actualidad, el ecosistema desarrolló la tecnología capaz de digitalizar esas mismas transacciones pero además la emergencia de nuevos actores y nuevos modelos de negocio impulsaron un cambio de paradigma en el sector. Tanto en Argentina como en Chile, Brasil y otros países de la región, la apertura del mercado de adquirencia potenció estos movimientos e introdujo nuevas opciones para comercios y usuarios, subiendo a su vez la vara para todos los jugadores.


Afortunadamente, el trabajo de todos estos años estuvo a la altura de las necesidades que trajo consigo la pandemia. Las soluciones digitales de pago y de ecommerce fueron vitales para que en momentos tan difíciles los comercios pudieran seguir vendiendo y para que los consumidores pudieran seguir comprando, en un entorno seguro, simple y sin contacto. En lo que refiere a números es importante destacar que Argentina se ubicó entre los países que más redujeron la utilización de efectivo durante el nuevo escenario, siguiendo la tendencia de América Latina, aunque aún se mantiene entre los más altos. En los últimos 4 años, la cantidad de operaciones con billetes a la hora de pagar en los comercios de manera presencial se redujo del 44% al 37%, al tiempo que las operaciones con billeteras electrónicas crecieron del 4% al 11% del total. De todas formas, el 37% de pagos en cash se ubica por debajo de México (45%) y Perú (44%) pero por encima de Brasil (35%),Colombia (34%) y Chile (31%). 


La gran pregunta hoy es cómo seguimos. En GeoPagos no tenemos dudas: la digitalización de los pagos baja los costos del sistema, es la puerta de entrada a nuevos y mejores servicios financieros, es la manera más segura, eficiente y ágil, y hace más fácil la vida de las personas.

El principal desafío de la industria sigue siendo construir los canales adecuados y la capilaridad suficiente en todos los eslabones de la cadena para transformar el efectivo en dinero digital. Y adicionalmente, conseguir que quienes se digitalizaron “a la fuerza”, permanezcan siendo digitales. Lo que sabemos es que tanto las billeteras digitales como las tarjetas de débito son los dos medios de pago de e-commerce para los que se pronostica crecimiento hasta fines de 2024. Ambos crecieron un 43,5 %, pasando del 13,8% en 2019 al 19,8 % en 2020 y se prevé que el fuerte crecimiento de las billeteras digitales se mantenga en Latinoamérica y que estas superen a las tarjetas de crédito hasta convertirse en el medio de pago líder de e-commerce a nivel regional para 2024. En este proceso de digitalización, los “fierros” siguen siendo fundamentales: tanto la actualización del parque de tarjetas, que en su mayoría ya cuentan con tecnología NFC (el famoso “chip”), como en los puntos de venta y los demás aspectos del entorno tecnológicos. GeoPagos es el partner tecnológico de las soluciones más disruptivas del mercado durante los últimos años: Toque de Naranja, ViüMi de Macro, Getnet de Santander, IUDU PAGOS de Supervielle, Sipago de Banco Credicoop, Todo Pagos de Prisma, Ualá, VendeMás de Niubiz, MiPOS de BAC Credomatic, AceptaPago de Banco Azteca, Datamóvil de Datafast, ToditoPay, entre otras.  El surgimiento de esta variedad de plataformas brinda a los usuarios ventajas competitivas en el punto de venta y amplía la demanda ya que les otorga la posibilidad de aumentar la aceptación de pagos.


El año pasado fuimos pioneros en la región con el lanzamiento de Tap To Phone, la tecnología que convierte a un teléfono celular android en una terminal de pagos y que marca otro hito en el proceso imparable de la digitalización. Somos una de las 15 empresas de todo el mundo seleccionadas para el programa de Visa Ready for tap To Phone. El primer paso lo dimos en Perú junto a nuestro partner Niubiz, para ser el primer país de Sudamérica en lanzar esta solución. Según un estudio de VISA, las tarjetas sin contacto se triplicaron el último año en la región y en 17 mercados la penetración de las transacciones presenciales sin contacto superó los dos dígitos en marzo. Además, el 17% de los consumidores encuestados usaron los pagos sin contacto para su última compra, prefiriendo esta tecnología cuando estaba disponible.


El desarrollo de soluciones como estas requieren el trabajo conjunto de muchos jugadores. No por casualidad está de moda la palabra “coopetición”. Aquello se observa con más claridad en la interoperabilidad, un sistema de reglas de juego que requiere integraciones tecnológicas complejas, coordinación y confianza entre todos los actores. A medida que crece el flujo de información entre billeteras, agregadores, cuentas virtuales, cuentas bancarias, procesadores y otros, crece la oferta, se robustece el sistema, bajan los costos y es posible incorporar nuevos y mejores servicios financieros: la era del Open Banking. Esta apertura de rutas digitales produce que naturalmente caiga el cash out, como demuestra toda la experiencia internacional. Argentina, México y Brasil están haciendo grandes avances en este respecto, con la implementación de sus programas Transferencias 3.0, CODI y PIX.


La industria de pagos es cada vez más relevante en la economía. Por su incidencia real en la simplificación de procesos e inclusión financiera pero también por la mejora continua de estándares y agregado de valor tecnológicos. Avances de los que, pensando en el futuro, todavía no tenemos verdadera dimensión. A mediados de los 90, una compañía japonesa creó los códigos QR para agilizar la clasificación de piezas en la cadena productiva automotriz. Diez años después, esa solución tecnológica llevó a una verdadera revolución digital en la industria de pagos, especialmente en China, donde se calcula que hoy el 85% de las personas utilizan medios digitales como primera opción de pago. 


¿Cómo no entusiasmarnos con lo que estamos construyendo hoy?


adquirencia
agregadoores
contactless
comerciodigital
E-commerce
geopagos
latinoamerica digital
mPos
solucionesdepago
Por

Julián Lisenberg

CRO
Publicado el