La crisis: una oportunidad para reinventarse

“La creatividad se trata de conectar cosas” solía decir Steve Jobs, fundador de Apple. Las crisis generan incertidumbre y cambios profundos en los hábitos de la sociedad. Pero pocas veces, en la era contemporánea, hemos vivido una crisis tal que obligue a este profundo aislamiento y distanciamiento. La desconexión con los afectos, con la rutina y con las costumbres adquiridas durante tanto tiempo nos pone en una situación de incertidumbre, en la que no sabemos cómo cambiarán nuestras vidas, que ya han cambiado, y cómo el sistema comercial, económico y financiero deberá reinventarse para volver a conectar, con creatividad, la vida de las personas en pos de satisfacer sus demandas y necesidades.

La era digital nos encuentra mejor parados para atravesar esta situación, el 59% de la población mundial tiene acceso a internet. Sin embargo, ya sea por la caída económica, falta de acceso a la tecnología, hábitos culturales, desconocimiento o temor al proceso de transformación que deberemos transitar, existen miles de negocios paralizados que hoy tienen los días contados. A pesar de los avances, la pandemia revela las diferencias en los procesos de digitalización de los países y la cantidad de personas que quedaron fuera del sistema.

El catedrático John Kotter, experto en economía y change management afirma que “el primer paso para que una empresa cambie es tener un sentimiento de urgencia”. La crisis sanitaria que nos toca vivir obliga a las organizaciones a buscar nuevos caminos para garantizar soluciones que garanticen la conectividad y procesos de compra y venta accesibles, ágiles y simples, que permitan adaptarse y encontrar el equilibrio en esta “nueva realidad”.

En América Latina, la mayoría de las PyMes no están preparadas para efectuar ventas no presenciales. Esto se suma al uso excesivo de efectivo, la escasa alternativa de medios de pago, el desconocimiento y la desconfianza en el uso de sistemas digitales económicos y financieros.A su vez, el bajo promedio de bancarización excluye del sistema financiero a una gran parte de la población. Según un informe de Global Findex (la base de datos del Banco Mundial), en Argentina el 49% de la población no posee una cuenta bancaria. En otros países latinoamericanos y el caribe esta cifra asciende al 54%. Y cuando se segmenta a los estratos más vulnerables de la sociedad más del 62% de las personas se encuentran fuera del sistema bancario. Si tenemos en cuenta que el promedio de acceso a internet en latinoamérica es de alrededor del 66% (We Are Social Hootsuite 2020) y en Argentina por ejemplo 9 de cada 10 personas poseen un dispositivo móvil, se evidencia el amplio techo que resta por crecer para continuar desarrollando soluciones de pago e incluir financieramente a más personas y comercios que no cuentan con las herramientas necesarias para establecer un consumo a distancia. En virtud de este objetivo, las nuevas tecnologías ofrecen una descentralización de medios de pago, que evitan la concentración de gente y la pérdida de tiempo a la hora de efectuar el pago.

Los pagos online ofrecen varias alternativas para sumar a este proceso y transformación:

Botón de Pago: permite compartir un botón con un producto, con su foto, descripción y stock en el sitio web o en redes sociales.

Link de pago: crea un link para compartir por Whatsapp o Messenger, directamente para realizar la venta.

Catálogo de productos: da la posibilidad de publicar en internet, o vender desde tu celular en tienda, todos los productos que estén disponibles.

Terminal mPOS: transforma el celular en un dispositivo de aceptación de tarjetas de crédito y débito de todo el mundo.

Pagos contactless: permite apoyar la tarjeta en la terminal, sin requerir contacto físico entre personas.

Cuenta virtual: almacena el dinero en una billetera digital que permite pagar y hacer transferencias.

TapOnPhone: recibe todo tipo de pago de tarjetas de crédito y débito contactless con celulares Android con antena NFC.

Pagos QR: una de las opciones preferidas en Argentina para esta pandemia, donde se paga con saldo virtual, o cualquier tarjeta almacenada.

FaceToPay: esta opción no está disponible en Latinoamérica, pero ya hay pilotos en Europa y China, donde solamente con acercar el rostro a un dispositivo y con clave personal, podes acceder a los medios de pago propios.

Finalmente se encuentras las transferencias a cuenta bancaria, o el caso de Argentina que ya disponibiliza, desde 2018, la posibilidad de una cuenta virtual (CVU) con trazabilidad punta a punta.

Gran parte de estos métodos aún no alcanzan a la mayoría de la población y hay una oportunidad fundamental para que los bancos, empresas de servicios, entidades financieras, plataformas de e-commerce e instituciones gubernamentales, comiencen a aplicar soluciones que serán agradecidas por sus clientes y por el consumidor final.

El aislamiento obligatorio ha acelerado la digitalización en nuestras vidas. Más de 2,6 millones de personas se incorporaron en el mes de Abril por primera vez a la utilización de medios de pago online en Argentina. Este crecimiento se reitera en la mayoría de los países de la región.

El informe, elaborado por Red Link en base a sus operaciones, registró aumentos en las transferencias inmediatas (23,7%), home banking (22,8%), pago electrónico de impuestos y servicios (22%), uso del mobile banking (17,5%), uso de aplicaciones móviles (19,4%) y de la billetera electrónica (90,4%). La caída en el consumo se reflejó en una baja del 28% en las operaciones con tarjeta de débito en terminales POS, que se compensa con una suba del 143% en las operaciones de comercio electrónico.

redlink.com.ar

Lo que hasta hace poco tiempo significaba extraer el dinero del salario a principio de mes y dividirlo para afrontar los gastos, hoy tiene su correlación en transferencias realizadas desde el celular o la computadora, las aplicaciones de home banking o wallets virtuales y la utilización de plataformas de e-commerce para hacer las compras.

El cambio de paradigma que estamos atravesando implica un nuevo desafío que todos juntos, como sociedad, tenemos que afrontar. La creatividad será una herramienta esencial para seguir conectando y un paso hacia la inclusión financiera y la reinvención de la realidad.

covid
fintech
medios de pagos
Por

Alejandro Falco

Head de Producto
Publicado el
Jul 8, 2020