¿Cómo es el consumo del argentino en tiempos de COVID - 19?

El hábito de consumo de la sociedad argentina se encuentra en un acelerado cambio, tanto por las consecuencias de la crisis del Covid-19, como la rápida incorporación de nuevos sistemas de pagos digitales que esto genera. 

El vuelco del manejo de dinero efectivo al pago y transferencia digital ha tenido un protagonismo central en los hábitos del consumo argentino. Estos hábitos se ven reflejados en el informe que ha elaborado nuestro partner Prisma, una compañía de más de 35 años de historia que opera en Argentina y otros 14 países de Latinoamérica, procesando más de 7 mil millones de transacciones al año. 

De acuerdo a este informe - que utiliza como base la información estadística que cuenta la empresa a partir de los diferentes productos que administra y que se pondera con información de mercado, estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina y el Banco Central - la extracción de dinero por cajero cayó un 19,55%, mientras que las compras con tarjeta de débito aumentaron un 5,13% comparado con el segundo trimestre del 2019. A su vez se observa una variación en las activaciones de tarjetas, ya que mientras que las activaciones de tarjetas de crédito disminuyeron en un 6,34%, las de débito subieron un 4,76% y las de prepaga 73,37%, evidenciando que el consumidor medio comienza a cambiar las lógicas con las cuales utiliza su dinero y realiza compras y pagos(1)

(1) Índice Prisma Medios de Pago 2020.

La pandemia ha conllevado a una adaptación forzada de nuevos mecanismos que comienzan a calar profundo en el ADN del consumidor argentino y facilitan las incorporación de nuevos hábitos de compra que impulsan el consumo digital. Según el Barómetro COVID-19 que realizó Kantar en abril, el 40% de los argentinos pensaba incrementar sus compras online a futuro y el 76% iba a preferir medios electrónicos de pago. Esto se vio reflejado en el hot sale vivido recientemente en el país, donde en las primeras horas del evento hubo un promedio de 671 ventas por minuto.

Según datos del sitio oficial de Hot Sale en los primeros dos días del evento, la cantidad de visitantes únicos creció un 45% en relación a los primeros días del evento en 2019, llegando a más de 4 millones de argentinos. Se observa también un interesante cambio en la composición de los rangos etarios y geográficos, donde aumentó significativamente la participación de personas de 18 a 25 años y los mayores a 55 años,  mientras que el Gran Buenos Aires se consolidó como la región de mayor expansión. Según datos difundidos por Google, la búsqueda de “Hot Sale” en su plataforma se multiplicó por 6 y las búsquedas relacionadas al evento se triplicaron durante el primer día en comparación con otros eventos. 

El hábito de comprar y comerciar online, así como empezar a dejar el dinero físico de lado, comienza a naturalizarse en el consumidor medio argentino. El riesgo de exposición al coronavirus y el distanciamiento social obligatorio genera un nuevo incentivo para utilizar otros medios de pago como tap on phone en comercios físicos, o pagos digitales en comercios online. Esto presenta una oportunidad única para los bancos y entidades financieras que deseen impulsar los negocios de sus comercios a través de soluciones digitales de pagos, promoviendo nuevas maneras de llevar la oferta de sus productos y servicios a sus clientes.

Así como Argentina, toda Latinoamérica vive en la actualidad un proceso de transformación acelerado, que marcará un antes y un después en la manera en que acostumbrabamos a realizar nuestras compras y ventas.  



FUENTE

CACE

Clarín

Hot Sale

latinoamerica digital
bigdatos
pagosonline

Fuente externa

Publicado el
Aug 10, 2020